Horas facturables y no facturables

La primera vez que oí hablar de horas facturables fue viendo un capítulo de ¨The good wife¨, cuando la protagonista y su compañero rivalizaban por obtener una posición de asociado en el bufete. El que consiguiera un mayor número de horas facturables se llevaría el deseado premio, dejando de ser un becario para ser un miembro más del equipo de selectos abogados. No entendí muy bien el concepto pero en ese momento tampoco era algo relevante de la trama así que no le dí más importancia.

Y es que los abogados conocen perfectamente el concepto de horas facturables: son las horas que dedicas a trabajar directamente en un proyecto que te ha sido encargado y que, por lo tanto, vas a poder emitir una factura por ello que te permitirá obtener ingresos directos. O sea, son las horas económicamente productivas, el tiempo que te permite avanzar en los proyectos por los que después serás pagado, y que, por lo tanto, te ayudan a mantener tu negocio. O sea, que son de suma importancia.

Para entenderlo mejor, pongamos un ejemplo. Tienes un encargo de un proyecto básico para una vivienda unifamiliar por la que sabes que vas a cobrar X dinero cuando hayas terminado esa fase del proyecto. Así pues, cada hora que dediques a trabajar en ese proyecto básico, será una hora facturable.

Antes de seguir, una aclaración: no hay que confundir horas facturables con facturar por horas. En ese caso, todas las horas dedicadas a ese proyecto serían facturadas a un precio por hora acordado con el cliente. Este tipo de acuerdo es muy válido para trabajos cortos y concretos, como pueden ser una visita de obra, redactar un informe o modificar un proyecto ya acabado.

Así pues, si bien este tiempo es vital para la supervivencia de tu despacho, ya que sin proyectos que puedas facturar, poco vas a poder hacer, para tener una buena productividad económica hay otro factor crítico que debes tener en cuenta: las horas NO-facturables. ¿y cuáles son estas? pues sencillamente son todas las horas que dedicas a trabajar y que no están directamente relacionadas con un encargo. Pueden ser para tareas como: formación, administración de la oficina, reuniones con comerciales, comidas con el constructor, etc.

Este tiempo no te ayuda a tirar adelante tus proyectos pero es una inversión para poder obtener más encargos en un futuro. Si te formas en una especialización, probablemente tengas más encargos relacionados con ese campo; si te llevas bien con un constructor, es bastante posible que te llame cuando necesite un técnico que le eche una mano. Así que no hay que condenar las no-facturables porque también tienen su valúa.

Así que podrías clasificar todas las horas que trabajas durante la semana en FACTURABLES y NO-FACTURABLES. Ahora bien, para un buen funcionamiento del negocio, tienes que conocer qué porcentaje de cada una de ellas te puedes permitir, y eso depende de muchos factores: de tu rol en el estudio y tu precio por hora, de tu carga de trabajo o de tu cash-flow. En próximos artículos iré desgranando qué podemos hacer en cada caso. Por ahora, te diré que una proporción bastante razonable sería 80-20, que implicaría que el 80% de tus horas semanales deberían ser dedicadas a trabajar en tus proyectos.

Si crees que tus no-facturables son más que esa proporción, hazte la siguiente pregunta: ese tiempo invertido te será de ayuda para conseguir más encargos o trabajar mejor en el futuro? Si la respuesta es NO, ya tienes por dónde empezar a reducir tu jornada semanal.

Que disfrutes de tu día 🙂

Descárgate GRATIS esta miniguía y empieza a gestionar mejor tu trabajo y tu tiempo.

Sólo tienes que suscribirte a la newsletter, con la que recibirás un consejo semanal sobre como poder hacer más en menos tiempo. Prometo no enviarte basura, no quiero hacerte perder el tiempo.

Soy Agus Boada, arquitecto y apasionado de la productividad en el trabajo. Ayudo a profesionales de la arquitectura a trabajar de una forma más eficiente para obtener un mejor equilibrio con su vida personal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *